7 noviembre, 2017
Qué puedes hacer para mejorar el medio ambiente

Qué puedes hacer para mejorar el medio ambiente

Cada vez que vemos las orejas al lobo en lo que a la sostenibilidad del planeta se refiere, muchos nos replanteamos si lo estamos cuidando bien o qué es aquello que podemos hacer para no llevarlo al desastre. Algunas instituciones como el Ayuntamiento de Madrid ya están poniendo su granito de arena con iniciativas como las restricciones al tráfico, pero lo cierto es que todo esto es insuficiente si los ciudadanos no nos concienciamos también de lo que podemos aportar. Por ello, hoy vamos a daros un par de pautas con las que hacer de este un mundo mejor, como edificar con materiales naturales, que son sencillos de conseguir en un país tan rico como el nuestro, donde por ejemplo triunfa la pizarra en una empresa puntera como Pizarras y Derivados, y optar por el gas a la hora de desplazarnos en los vehículos.

Por este mismo vamos a empezar. Gas Natural Comprimido (GNC) se trata de un combustible alternativo ideal especialmente para ciudades tan masificadas como es el caso de Madrid, ya que supone emisiones 0 en uno de los contaminantes que más afectan a nivel local, el dióxido de nitrógeno (NO2). Este tipo de vehículos utiliza una tecnología que ya existe y que no necesita inversiones adicionales para su desarrollo. Los coches de GNC contribuyen a mejorar la calidad del aire, ya que emiten un 85 por ciento menos de óxido de nitrógeno y reducen las emisiones de CO2 en un 25 por ciento. El tiempo medio de repostaje es similar al de repostaje de vehículos que utilizan los combustibles tradicionales.

Este gas natural vehicular es el combustible más eficiente del presente. Una energía limpia, cuidadosa con el medio ambiente al no emitir dióxido de nitrógeno y minimizar las emisiones de otros contaminantes, problema principal para una mejor calidad del aire en las ciudades; además de reducir las emisiones de CO2 respecto a las de combustibles tradicionales y con un coste de implantación inferior al de otras energías, lo que permite una implantación mucho más rápida. El eléctrico o el hidrógeno no son económicamente competitivos hoy, ni siquiera con altas subvenciones.

Se ha avanzado mucho en la reducción de la contaminación que producen la industria y las viviendas, en gran medida gracias a la implantación del gas natural, y ahora el transporte es la gran asignatura pendiente. Esta energía no necesita incentivos como otras no rentables (eléctrico), pero sí campañas informativas que den a conocer sus ventajas para fomentar y facilitar su uso, con información específica sobre este tipo de combustible y un mapa con las gasineras ya en funcionamiento. Asimismo, sería conveniente que algunos gremios como el taxi, el transporte de mercancías y el sanitario, el de las autoescuelas, el de los autónomos, etc., recibiesen ayudas para fomentar el uso de vehículos con este tipo de combustible.

Construir de forma sostenible

Una de las maneras que tenemos también para mejorar el cuidado que le damos al planeta es, como decía más arriba, construir de una forma sostenible, con materiales que pueden encontrar en nuestro entorno sin necesidad de fabricar sustancias contaminantes y de difícil desaparición de la Tierra, como es el caso de los plásticos o algunos aislantes.

En este sentido, en nuestro país podemos considerarnos unos ricos o unos privilegiados, ya que tenemos la pizarra, un material de unas características inigualables, especialmente para las cubiertas. Se trata de un producto que resiste perfectamente al paso del tiempo y que a la larga resulta como el más económico y de mayor ahorro por su resistencia.

Pero esta no es su única característica. Además, es un material impermeable. La pizarra asegura una perfecta impermeabilidad del tejado, protege de la lluvia, la nieve, el viento, etc. Asimismo, es constante e inalterable en el tiempo, y resiste perfectamente a la humedad, al viento, la nieve y a las contaminaciones atmosféricas. Además, la utilización de la pizarra es sinónimo de longevidad y muchos edificios antiguos de calidad están cubiertos con pizarra.

Usar pizarra no es tampoco renunciar a la belleza de la construcción. Las diferentes texturas, tonalidades y la diversidad de formatos empleados en las diferentes técnicas de colocación aportan a los edificios unos efectos estéticos destacados, difícilmente obtenidos con otros materiales. Y además, como decíamos, es económica. La utilización de la pizarra como material de cubiertas es una elección más económica de lo que pueda parecer a primera vista, si tenemos en cuenta la longevidad de la pizarra y el mantenimiento mínimo que necesita. Además, la colocación en sí es también muy económica, puesto que necesita solamente un gancho o un clavo para colocarla, contrariamente a un producto artificial o de sustitución que necesita complementos especiales y costosos.

En España, el mejor proveedor para este tipo de material es Pizarras y derivados S. L., una empresa especializada en la comercialización y distribución de pizarras para tejados, suelos y exteriores, con sede en Ponferrada (León). Desde hace más de tres generaciones, esta familia se beneficia de una gran experiencia en este sector, así como también de una profesionalidad indiscutible. La pizarra de Pizarras y derivados está extraída y elaborada a partir de los mejores yacimientos y puede ser adaptada a todo tipo de aplicaciones o prescripciones.

 

Categorías