20 abril, 2020
La anorexia nerviosa, el trastorno de la conducta alimentaria más común

La anorexia nerviosa, el trastorno de la conducta alimentaria más común

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria y uno de los principales desórdenes alimentarios, también llamados trastornos psicogénicos de la alimentación (TPA). Este trastorno se caracteriza por el rechazo de la comida por parte de la persona enferma y el miedo obsesivo a engordar, que puede conducirle a un estado de inanición. En casos graves puede desarrollar desnutrición, hambre, amenorrea y extenuación.

La anorexia nerviosa es un trastorno, y no debe confundirse con el síntoma también llamado anorexia. El término anorexia proviene del griego a-/an- (negación) + órexis («apetito», «hambre»; «deseo»), y se usa para hablar de la inapetencia o falta de apetito, que puede darse en estados febriles, enfermedades generales y digestivas o simplemente en situaciones transitorias de la vida cotidiana. La anorexia es un síntoma que puede aparecer en muchas enfermedades y no una enfermedad en sí misma.

Por el contrario, la anorexia nerviosa es un trastorno específico caracterizado por una pérdida autoinducida de peso, acompañada por una distorsión de la imagen corporal y puede tener consecuencias muy graves para la salud del individuo.

Principales síntomas de anorexia nerviosa

Los principales síntomas de la anorexia nerviosa según nos cuenta el Psiquiatra dr.Hernández son los siguientes:

  1. Una delgadez extrema (no constitucional, sino voluntaria), con rechazo a mantener el peso por encima de un umbral mínimo considerado normal. Anoréxico es un sujeto con peso por debajo del 85% del esperado según la edad, la estatura y/o el índice de masa corporal (IMC) menos de 17,5;
  2. Un fuerte temor a aumentar de peso, incluso en presencia de insuficiencia ponderal evidente;
  3. Una preocupación extrema por el peso y la apariencia física, que incluye tanto una alteración de la experiencia corporal, se le da demasiada importancia al peso a expensas de la autoestima, e incluso la negativa a admitir la gravedad de sus condiciones fisiológicas, el no estar conforme con su cuerpo (el factor de riesgo es más alto).
  4. El estrés psicológico puede expresarse a través de la ansiedad o la depresión, pero en cualquier caso pone en cuestión las relaciones y modelos culturales.

Otros síntoma son:

  1. disminución de la densidad mineral ósea que conduce a la osteopenia, y su forma más grave, osteoporosis,presentan entre un 20 % hasta la mitad de todas las personas;
  2. disminución del deseo sexual (derivando en la disfunción eréctil en los hombres), debido a la deficiencia de la testosterona;
  3. exceso de cortisol o síndrome de Cushing
  4. deficiencia de zinc, cuya administración se ofrece como terapia nutricional adicional (en dosis de 14 mg por día);
  5. cefalea;
  6. caries dentales;
  7. disminución de la capacidad de concentración bajo estrés, especialmente en los casos de larga duración, mientras que en condiciones normales no se notan alteraciones.
  8. hipoglucemia, que resulta de una secreción anormal de la hormona péptido glucagón;
  9. pancreatitis crónica y su forma aguda están relacionados con la anorexia y la malnutrición en general, aunque no está claro cómo surge la patología;
  10. disminución en el número de leucocitos en la sangre, debido a la disminución de IGF-I

Manifestaciones psiquiátricas de la anorexia nerviosa

  1. Depresión, dependiendo del estudio su incidencia varía de 25 % de los casos y es actualmente casi tanto como el 80 %, que puede persistir incluso después de la recuperación del trastorno. Algunos autores argumentan que la depresión y el ayuno prolongado llevan a eventos idénticos, lo que sugiere la pérdida de peso por sí sola y no la presencia del estado depresivo.
  2. Ansiedad, cuya convivencia es difícil de entender, los estudios demuestran un rango alto (es decir, una diferencia notable entre el mínimo y máximo) del 20-65 %, pero la cifra es mayor si se evalúa la condición pre-inicial del estado morboso (90 %).
  3. Trastorno de la personalidad. En el caso del trastorno de anorexia nerviosa se refiere a la categoría C (incluye trastornos de la personalidad evitante, dependiente y trastorno obsesivo-compulsivo), detectado principalmente en el tipo de alimentación compulsiva. Otros autores difieren ligeramente de la declaración, incluyendo en forma de compulsiva grupo B (incluye trastornos de personalidad antisocial, límite, histriónico y narcisista).
  4. Trastorno obsesivo-compulsivo. Según algunos autores, este evento sería una subespecie de los trastornos alimentarios. Los investigadores, gracias a un metaanálisis de todos los estudios realizados, se han pronunciado señalando cómo los resultados son heterogéneos, lo que lleva en muchos casos a los cambios en la evolución del trastorno y con frecuencia el deterioro de la misma.

Si observas en tus familiares y amigos estos síntomas, si crees que puede sufrir anorexia, trata de ayudarle.

Categorías