15 febrero, 2019
La falta de tiempo no es motivo para descuidar la alimentación

La falta de tiempo no es motivo para descuidar la alimentación

A veces parece que la sociedad esté aplicando el concepto del tiempo como moneda que vimos en la película In Time, protagonizada por Amanda Seyfried y Justin Timerlake. Y es que el tiempo es escaso y precioso, y tendemos a ceder al trabajo una gran cantidad de tiempo para poder tener dinero y poder vivir, nada nuevo.

Pero lo que si que está pasando es que estamos empezando a sustituir hábitos que han estado presentes toda la vida por otros que no nos benefician. Y en concreto vamos a hablar de la alimentación, un tema que está acaparando la atención de nuestra sociedad, pues hemos visto que hemos fallado a la hora de promulgar dietas sanas y equilibradas.

La manera en la que tendemos a alimentarnos es cada vez peor por la gran cantidad de alimentos saturados en azúcar, grasas, aceites industriales, y elaborados con procesos artificiales que no aseguran que los alimentos mantengan sus proteínas y vitaminas. Pero por el contrario son muy fáciles de consumir y nos ahorran tiempo.

En el artículo de hoy vamos a dar consejos para que, a pesar de no tener mucho tiempo, entremos a las poco valoradas cocinas para preparar platos llenos de nutrientes sin tener que invertir demasiado tiempo. Porque a pesar de lo que puedas pensar, hay mucha diferencia entre comer fuera y dentro de casa.

Consejos para cuidar nuestra alimentación a pesar de ir a contrarreloj

Lo primero que debes de hacer es perderle el miedo a la cocina y meterte de cabeza, sin pensarlo y sin arrepentirse. Y es que muchas personas tienen miedo a fallara a la hora de hacer un plato, pero para mejorar hay que saber qué se hace correctamente y que no, y solo hay una manera de averiguarlo.

Por otra parte, el hecho de meterte a la cocina aunque sea para hacer una tortilla francesa o un huevo frito es importante, pues eliminas la pereza de manera progresiva. Si lo piensas probablemente no lo vas a hacer, por eso es importante meterse a la cocina como si nos tiráramos a la piscina de cabeza.

Una vez que hemos superado el miedo y pereza, tenemos que vencer al reloj, y esto solo se puede hacer de una manera, empezando por cosas sencillas. Existen diferentes plantos que su preparación es sencilla y tienen un gran sabor. Y ten en cuenta la importancia de esto a la hora de cocinar, ya que el sabor va a darte satisfacción y más ganas de seguir cocinando. Algunos ejemplos de recetas para preparar son las basadas en pasta, cuscús, quinoa o arroz. Puedes tener lista una deliciosa paella en apenas veinte minutos, y unos macarrones con tomate frito están deliciosos. En este último caso, he de decir que después de probar muchos tomates fritos, el que más me gusta es el Tomate Frito Casero Hida.

Pero vamos al caso extremo, no tienes tiempo ni para encender los fuegos, las ensaladas nos dan el motivo suficiente para no tener que bajar o pedir comida a un restaurante o precocinada. Las ensaladas tienen muchísimas ventajas para nuestro organismo gracias a que se pueden combinar con queso, pescado, carne huevo duro, gambas, tofu y salsas en su justa medida (pues sino podemos estar ingiriendo muchas kilocalorías sin darnos cuenta).

Un dato interesante respecto al tiempo es que normalmente no planeamos lo que vamos a comer, y estamos abocados a tener que salir fuera a comer por la falta de tiempo. Para remediar este pequeño problema siempre podemos anticipar lo que vamos a comer o cenar al día siguiente y prepararlo el día de antes. De esta manera no habrá excusas para no comer en casa.

Y a pesar de todo, es importante romper una lanza contra algunos alimentos precocinados o procesados, ya que siempre hay momentos en los que no hay tiempo ni para parpadear. En estos casos podemos comprar botes de legumbres cocidas en tarro de cristal, preparados de verduras ya cortadas y listas para poner en la sartén y ensaladas ya preparadas.

Por último, vamos a dar un consejo que nuestras madres hacen a diario, no hagas solamente una ración de comida, haz varias para luego congelarlas. Puedes ahorrar mucho tiempo si antes de irte a trabajar descongelas comida que hiciste previamente y que congelaste para momentos en los que el tiempo apremia.

Categorías