10 mayo, 2016
Una nueva aplicación para reservar en el Spa

Una nueva aplicación para reservar en el Spa

Es increíble el punto al que estamos llegando donde todo, prácticamente, está informatizado y puedes hacerlo por Internet. Personalmente hay ocasiones donde prefiero el modo tradicional de hacer las cosas pero he de reconocer que la facilidad que nos ofrece este medio es realmente maravillosa.

Mi último hallazgo lo he realizado en Evasiom Spa, un centro al que acudo con bastante frecuencia. El dinero que gasto en este centro de bienestar está mejor invertido que el que gasto, a veces en los supermercados y lo digo en serio. A veces compramos cosas que no necesitamos sólo porque están de oferta o porque se nos apetecen al pasar por delante de los estantes con nuestro carrito de la compra y eso es un gasto que podríamos ahorrarnos fácilmente y, sin embargo, el dinero que me puedo gastar yo todos los meses en Evasiom Spa, a pesar de que algunos puedan verlo superfluo, me resulta mucho más beneficioso. Y es que yo no hablo de acudir a un spa en busca de un masaje relajante o de un tratamiento cosmético. Yo hablo de cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente a un nivel que hoy en día resulta necesario y esto es algo que yo consigo gracias a este centro de masajes.

Pues bien, la última vez que acudí al spa me crucé en recepción con una señora que decía haber reservado una cita a través de una aplicación del móvil, algo por lo que me interesé enseguida debido a la comodidad que puede ofrecerme hacer mis reservas de este modo, pero mi sorpresa fue mayúscula cuando me enteré de que dicha app no era del centro en cuestión sino que se trata de una app creada para reservar cita en salines de belleza y spa de toda España y que, además, incluye descuentos bastante apetecibles.

Es decir, que si yo ahora mismo, en lugar de estar en Barcelona, mudara a Alicante podría reservar cita desde la app en algún salón de dicha provincia o, por ejemplo, si me voy de viaje y quiero tener una reserva hecha previamente para asegurarme de disfrutar de un spa en mi estancia en cualquier ciudad pues también puedo hacerlo a través de esa app. Al final, visto lo visto, vamos a poder hacer casi cualquier cosa con nuestro móvil y lo malo de eso es que va a acabar siendo completamente indispensable, si es que no lo es ya.

En mi caso el móvil pasa bastante desapercibido en mi bolso porque apenas sale de él un par de veces a lo largo del día pero mi hermana es un caso totalmente distinto porque hace todo con el aparatito de marras, desde pagar en tiendas hasta hacer reservas en restaurantes o hablar con su jefe para aclarar un tema laboral así que si un día lo pierde creo que entraría en estado de pánico o shock, todo depende del día en el que le pille el asunto.

Sea como sea soy consciente de que estas mejoras nos facilitan la vida pero… ¿realmente necesitamos tantas facilidades? No estoy segura del todo la verdad.

shutterstock_124465501reducida

Categorías