7 septiembre, 2020
Conoce los diferentes tipos de radiografías dentales que te puede realizar tu especialista en salud bucal

Conoce los diferentes tipos de radiografías dentales que te puede realizar tu especialista en salud bucal

Al igual que los médicos, los especialistas en salud bucal también se apoyan  en técnicas radiológicas para estudiar con más detalle esos casos que no se pueden diagnosticar con una revisión general. Las radiografías dentales son muy similares a las técnicas de imagen para el diagnóstico que se utilizan en otras ramas del cuidado de la salud, con las obvias particularidades que impone la zona de la que se ocupan.

Las radiografías dentales implican una exposición completamente segura de radiación, sin embargo, tienen sus excepciones, como en el caso de las mujeres embarazadas; ya que siempre existe un riesgo mínimo, en este caso,  de que produzcan complicaciones en el feto.

¿Qué son y para qué sirven las radiografías dentales?

Las radiografías dentales son unas pruebas que utilizan radiaciones ionizantes y que, al atravesar los tejidos del cuerpo humano, son absorbidas en mayor o menor medida por dichos tejidos, dejando una imagen en una película radiográfica.

Estas pruebas son muy utilizadas en odontología puesto que son idóneas para diagnosticar tejidos duros, como  los dientes y el hueso maxilar.

Las más comunes son las radiografías intraorales, las cuales proporcionan un alto nivel de detalle del diente, hueso y tejidos de soporte en la boca.

Las radiografías dentales les permiten a los dentistas:

  • Encontrar caries
  • Revisar las raíces de los dientes
  • Revisar la salud de la zona ósea alrededor del diente
  • Determinar si la enfermedad periodontal es un problema de cuidado bucal
  • Ver el estado de un diente en desarrollo
  • Monitorear una buena salud bucal con fines preventivos, entre otras…

¿Cuáles son los tipos de radiografías que existen?

El equipo del Centro Avanzado de Odontología Belmonte nos explica a detalle los diferentes tipos de radiografías dentales que nuestro especialista puede mandarnos a realizar de acuerdo a nuestro caso particular:

Radiografías intraorales

Se denominan así porque la película radiográfica se coloca en el interior de la boca. Este tipo de radiografía, a su vez, tiene diferentes subtipos:

  • Periapical

Es una pequeña radiografía dental en la cual el especialista intentará ver todo el diente desde el final de la raíz hasta la corona completa, incluyendo el tejido circundante. Así podrán valorar problemas del diente y de su tejido de soporte, e infecciones más allá del diente.

  • Interproximal o aleta de mordida

Esta también es una pequeña radiografía, pero en este caso con el objetivo de valorar sólo las coronas de los dientes, para detectar la presencia de caries. Para realizar esta prueba, el paciente debe morder un posicionador y de esa manera salen hasta 4 o 5 coronas dentarias superiores e inferiores.

  • Oclusales

Otro tipo de pequeñas radiografías, pero esta vez con una placa un poco más grande. En este caso el paciente debe morder dicha placa entre la arcada superior y la arcada inferior. El tubo de rayos X se coloca casi perpendicular a la placa y de esta manera se pueden ver los dientes incluidos y su posición. Los dientes incluidos son los que no han aparecido en la boca, y se encuentran “escondidos”. Sin embargo, hoy en día no es muy utilizada debido a la aparición de los aparatos en 3D y los escáneres.

Radiografías extraorales

Se refiere a todas aquellas radiografías dentales en las que la película radiográfica está fuera de la boca del paciente y son:

  • Ortopantomografía

Es la radiografía más utilizada ya que te permite una visión completa de toda la boca, dientes y maxilares en una sola toma. Además, tiene otras grandes ventajas debido a que nos aporta mucha información con una mínima radiación y un procedimiento sencillo. Sin embargo, su principal inconveniente es que la imagen resultante es en 2D y por lo tanto no nos da la información de anchura de los maxilares y demás órganos.

  • Telerradiografía o radiografía lateral de cráneo

Suele utilizarse en la práctica de la ortodoncia, para valorar crecimiento y relación intermaxilar.

Además de los diferentes tipos de radiografías que podemos encontrar de acuerdo a su función y posología, también tenemos variedad dependiendo de los métodos empleados. Algunas son:

Radiografía mediante ordenador

La aparición de las radiografías dentales digitales representó un gran avance tecnológico en el sistema de imágenes para uso médico, gracias a que evitan la radiación y que se puede ver la imagen de la zona deseada al momento y en compañía del paciente, quien puede seguir el análisis de su boca en vivo y directo.

En comparación con las radiografías convencionales, las digitales simplifican el proceso y las imágenes obtenidas son enviadas a un ordenador, donde pueden ser visualizadas de forma casi inmediata.

Además, nos ofrecen análisis por medio e imágenes de gran calidad, que incluso pueden ser manipuladas por programas informáticos para que el dentista pueda obtener una visión detallada de la imagen.

Radiografía en 3D

Las radiografías en 3D, permiten observar la situación ósea del paciente, la posición de los dientes, su orientación y las raíces de los mismos, por lo que son bastante utilizadas, por ejemplo, para la colocación de implantes. Sus beneficios son numerosos:

  • Arroja imágenes tridimensionales con resultados muy realistas
  • Permite analizar la verdadera situación ósea del paciente
  • Ofrece una imagen clara de la anatomía de la cavidad dental.
  • Muestra la calidad del hueso.
  • Permite reconstrucciones más exactas ya que se puedan crear estructuras que se amolden a la perfección a la cavidad ósea del paciente.

¿Cómo se realiza una radiografía dental?

Primero que nada, no hay una preparación especial a seguir para este examen. Solo que al momento de la toma de la radiografía, deberás quitarte todos los objetos de metal en el área de exposición a los rayos X. Es posible que uses un delantal de plomo para cubrir el cuerpo y deberás comentarle al odontólogo si existe posibilidad de embarazo, ya que en este caso existen contraindicaciones.

El examen, por lo general, se realiza en el consultorio odontológico, aunque algunos especialistas pueden remitirte a clínicas especializadas.

Como te explicamos anteriormente, ya hay muchos odontólogos tomando estas radiografías con la ayuda de la tecnología digital. Así que ambos, paciente y especialista, podrán ver los resultados directo en el ordenador. Aquí, la cantidad de radiación transmitida durante el procedimiento es menor que con los métodos tradicionales.

Por otro lado, otros tipos de radiografías dentales pueden crear una imagen tridimensional de la mandíbula. Las tomografías computarizadas de haz cónico (CBCT, por sus siglas en inglés) se pueden emplear antes de una cirugía dental, especialmente cuando se colocarán implantes múltiples.

El paciente no debe sentir ningún tipo de inquietud, ya que las radiografías en sí no causan ninguna molestia. En algunos casos se puede sentir un poco de nauseas al morder el pedazo de película, pero esta sensación suele aliviarse con una respiración lenta y profunda por la nariz durante el examen.

¿Qué se puede ver en los resultados de las radiografías?

Si los resultados son normales, las radiografías muestran cantidad, estructura y posición de dientes y mandíbulas normales, sin la presencia de caries u otros problemas bucales.

En caso contrario, las radiografías dentales pueden ayudar a identificar lo siguiente:

  • Cantidad, tamaño y posición de los dientes
  • Dientes impactados de forma parcial o total
  • Presencia y gravedad de algún deterioro dental (como en el caso de la caries dental)
  • Daño óseo (como el producido por la enfermedad de las encías llamada periodontitis)
  • Abscesos dentales
  • Mandíbula fracturada
  • Problemas en la forma como se ajustan los dientes superiores e inferiores (oclusión dental defectuosa)
  • Otras anomalías de los dientes y huesos mandibulares

 

 

Categorías