26 julio, 2021
El 75% de la sociedad no compra el calzado adecuado para su pisada

El 75% de la sociedad no compra el calzado adecuado para su pisada

De unos años a esta parte, con el aumento de productos económicos procedentes de países asiáticos, son muchos los que se han sumado a la tendencia de la compra superbarata de calzado en bazares chinos e incluso tiendas de calzado que disponen de un stock procedente de estos países. Y es lógico, porque el ahorro es importante, pero a veces como dice el refrán, lo barato sale caro.

Antes de seguir echando pestes sobre este tipo de calzado he de decir que también hay calzado confeccionado en España que es de muy mala calidad, y de igual modo hay calzado fantástico procedente de países asiáticos, lo que ocurre es que lo que está predominando en el mercado no ese calzado precisamente, sino el de suela plana sin amortiguación que acaba destrozando los pies y dañando la cadera e incluso la espalda.

También hemos de matizar que lo económico no es sinónimo de mala calidad, lo que pasa es que en este caso la baratura de sandalias, zapatos y zapatillas de procedencia asiática no son muy ergonómicas que digamos.

Y es que hablamos de sandalias planas, de suela dura en la mayoría de los casos, y con un agarre bastante nefasto al tobillo. Este tipo de calzado puede dañarnos temporalmente e incluso de forma crónica si hacemos un uso continuado del mismo, y he de matizar que hay incluso quien utiliza zapatillas deportivas de muy mala calidad para correr y hacer otro tipo de deporte.

No obstante, este tipo de calzado no es lo más preocupante de todo ya que, al final, quien opta por llevarlo suele ser consciente de que no es lo mejor que puede comprar, ni mucho menos, y aun así siguen apostando por él porque les sale muy rentable.

Una conocida mía, de la que omito el nombre por razones obvias, asegura que compra calzado de este tipo para usarlo de lunes a viernes porque, entre semana, solo camina de casa al coche, aparca en la oficina, camina del coche a la oficina y luego a la inversa, nada más, así que asegura que este tipo de calzado de 12 euros le viene de perlas para ir mona entresemana. Ahora bien, para los sábados y domingos, incluso algún viernes tarde, opta por calzado mucho más ergonómico, ya sean buenas zapatillas para hacer deporte o un zapato de invierno o verano de mejor calidad para los paseos en familia y otros planes.

Este tipo de pensamiento no lo comparto, ya que al final por poco que se ande no deberías estar dañando tus pies entresemana para luego ir comodísima los sábados y domingos, pero por lo menos tiene una lógica, un sentido, sabiendo que apenas camina cuando tiene que ir a trabajar a la oficina. Sin embargo, hay quien lleva este tipo de calzado durante los 365 días del año, y eso sí que puede llegar a ser desastroso.

Nadie tiene una pisada perfecta

Pero el hecho de que nuestra sociedad actualmente no compra un calzado de calidad óptima para sus pies es solo la punta del iceberg, y es que hay un gran porcentaje de población que a pesar de tener una pisada pronadora o supinadora importante, opta por pasar este detalle por alto, lo que acaba causando daños irreparables en sus tobillos, cadera y columna vertebral.

Solo quienes poseen una pisada neutra están verdaderamente en disposición de utilizar un calzado genérico sin plantillas correctoras, y no son muchos (en porcentaje) los que tienen este tipo de pisada.

Tal y como nos explica Marta García, de Clínica del Pie, existen tres tipos de pisada:

Pronadora: Es la pisada más habitual. Los pronadores tienden a caminar y/o correr con las piernas más juntas, y pisando con la parte más interna del pie, que es la que recibe todo el peso. El pie es plano y la huella refleja toda la planta del pie. Se mete el tobillo hacia dentro, lo que significa que el empuje es hacia el interior del pie al momento de apoyarse. Esto puede ocasionar torceduras en pie y rodilla. El desgaste en la suela se presenta en su borde interno.

Supinadora: Es el caso opuesto al pronador. El pie es cavo, se observa el apoyo del talón y de la parte delantera del pie, mientras que en el centro sólo verás una línea más fina. Los supinadores desgastan la zapatilla no solo en la zona del talón sino también a lo largo de los bordes externos. Los pies con supinación severa tienden a ser bastante más rígidos y no pueden absorber el impacto al igual que ocurre con los pronadores. Un pie rígido, como ocurre con los supinadores, está predispuesto a tener esguinces de repetición, fracturas de estrés, lesiones de los peroneos y dolor en la rodilla tanto en su cara interna como externa.

Neutra: Es la pisada plana. La huella es la más común, con apoyo delante, en el talón y en el medio. La pisada es recta y así se distribuye mejor el peso. El apoyo del pie se distribuye de manera uniforme, tanto en la parte externa, como interna del pie.

Según el tipo de pisada, el grado de supinación o pronación que tengas (si la hubiere) y tu peso, el desgaste de cadera o problemas de columna serán de menor o mayor calado. De hecho, el tipo de pisada afecta mucho a nuestra columna porque una mala pisada no solo no reparte las presiones, y tensiones, sino que transmite los impactos de manera desequilibrada. Así la columna vertebral adopta posturas para forzar la marcha y recarga las diferentes articulaciones vertebrales.

Deportistas, los que más sufren las consecuencias

El mero hecho de tener una mala postura a la hora de caminar puede provocarnos graves problemas, sobre todo en la vejez, pero es mucho peor para aquellos que realizan algún deporte como el running, el atletismo o incluso deportes que necesitan de cambios bruscos de dirección como el Tenis, el pádel o el baloncesto. Y es que los deportistas pronadores o supinadores que no portan plantillas correctoras de pisadas o plantillas ortopédicas dañan su cuerpo cada día, de forma mucho más extrema, cuando practican dicho deporte.

Para solucionar este problema podemos optar por las plantillas ya mencionadas, que recomendamos se hagan a medida bajo la supervisión de un podólogo especializado, o podemos adquirir zapatillas de deporte para pronadores, supinadores o deportistas de pisada neutra. Este tipo de zapatilla puede ayudarnos a corregir nuestra pisada cuando practicamos ejercicio y aunque no es suficiente para superpronadores o supersupinadores, si suele ser bastante para aquellos que tienen un grado de supinación o pronación no demasiado elevado.

En Ashi Sports, la conocida tienda online de deporte, nos recomiendan las siguientes zapatillas en base a nuestro tipo de pisada:

Para supinadores: Una de las zapatillas de deporte más económicas para supinadores es la Asics Gel Cumulus 21 y es ideal para quienes están empezando en el mundo del running, aunque si ya eres todo un experimentado, recomiendan zapatillas más armadas y con mayor amortiguación en la suela, tales como la Nike Zoom Fly 3, la New Balance Fresh Foam More v2 o la Saucony Echelon 7.

Para pronadores: Las mejores zapatillas para pronadores, al menos en 2020, fueron las Adidas Solar Glide ST3, muy estables, y con la mejor amortiguación de la marca. Le siguen de cerca las Asics Gel Kayano 27, bastante más ecónomicas, y para los que más pasta tienen recomiendan las New Balance FF Vongo V4, las Saucony Guide 13,  y las Brroks Trascendend 7. Otra gran zapatilla para pronadores es la Hoka One Arahi 4, con una muy buena relación calidad-precio.

Pero al final, elijas el calzado que elijas, seas pronador, supinador o neutro, hagas deporte o no lo hagas, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que un mal calzado puede provocarnos patologías en pies, tobillos, rodillas, caderas y columna vertebral tan importantes que estropeen seriamente nuestra calidad de vida en la madurez y, sobre todo en la vejez. Por eso, ante un calzado de suela plana y rígida de 12 euros, por estético que sea, hay que plantearse verdaderamente la pregunta del millón: ¿Merece la pena? Y es que por poco más, unos 25 euros, ya se pueden encontrar buenos pares de zapatos para uso diario que, además de ser de mejor calidad y mucho más ergonómicos, suelen tener una mayor durabilidad que los zapatos baratos de mala calidad.

Categorías