6 mayo, 2020
Las ventajas de un invernadero casero

Las ventajas de un invernadero casero

“Estos tomates no saben igual”. Seguro que es una de las frases que más has escuchado cuando te llevas ese alimento a la boca. Y es que con el paso de los años se ha perdido esa naturalidad en el sabor de las frutas y de las hortalizas. De ahí que sean muchas las personas que hayan apostado por construirse un invernadero en sus propias casas. Está claro que no es fácil, pero como todo en la vida, si quieres, puedes.

Aquí tenemos un modelo, bastante interesante de un invernadero que se hizo por muy poco dinero ya que se ha utilizado gran cantidad de materiales reciclados. Vamos a ver distintas formas de fabricar un invernadero casero, según nuestro espacio, necesidades y dificultad.

Nos ponemos manos a la obra para construir un invernadero. Ese cultivo cerrado que se utiliza para la plantación y cultivo de diferentes plantas y hortalizas, caso de lechugas, acelgas, brócoli, espinacas y un largo etcétera, que luego tienen un sabor auténtico.  La principal característica de los invernaderos es que, al ser cerrados, permiten el cultivo de las hortalizas aislándolas de las condiciones climatológicas del exterior. Los invernaderos más profesionales suelen incluir también sistema de control de la temperatura y la humedad, para garantizar las condiciones óptimas para el cultivo. El nuestro casero, pues no va a ser tan excelso.

Vas a comprobar que un invernadero casero se transforma en muy poco tiempo en una inversión rentable que se traduce en comida para tu propia mesa, lo que nos permitirá ahorrar a medio plazo. De esta forma vas a garantizar la calidad de los alimentos que se obtienen, ya que el resultado está siempre supervisado por sus cuidadores y se puede controlar en todo momento el proceso y los productos que se utilizan.

Construcción

Mi idea para construir un invernadero casero es hacer cuatro hoyos a modo de cimientos, uno en cada esquina, de unos 40 centímetros de profundidad y 40 de ancho. Dentro ponemos un bloque cuadrado de hormigón de 30 x 30 centímetros. Para esto hay buenas tutoriales en Youtube que te pueden ayudar con imágenes.

Luego metemos un tubo de hierro galvanizado en medio del dado de hormigón y se llena con hormigón hecho con gravilla, arena y cemento, mezclando algunas piedras, o bien se puede llenarlo con mortero. Es verdad que el invernadero se puede hacer sin esta estructura metálica, sólo con madera, pero es una forma de reciclar material y darle más robustez a la construcción. Esto es importante porque en los días de más viento podremos estar tranquilos porque se han ajustado bien.

El siguiente paso le da al invernadero un mejor cerramiento, aunque no es obligatorio. Se hace una pequeña zanja de unos 5 centímetros de profundidad y 10 de ancho por todo el contorno, marcado por la línea que antes habíamos delineado, coincidiendo con los hoyos que ya hemos hechos.

Después llenamos la zanja con mortero y ponemos una hilera de ladrillos. Hacemos todo el contorno, menos en el lugar donde hayamos decidido hacer las puertas, como es lógico. Una vez que tenemos los pilares metálicos anclados en el suelo, colocamos los arcos uniendo los tubos. Y nuestro invernadero casero ya está más cercano.

Fijamos la estructura con listones de madera en los laterales y el techo, para el armazón del invernadero. Para un tamaño de invernadero similar recomendamos listones de 3,5 x 5 cms. El siguiente paso es ensamblar el techo con maderas y tornillos. En este caso, añadimos la estructura de madera para dar forma a los dos lados del techo.

Invernadero agrícola

Ahora bien, si te quieres dejar de manualidades e ir más en serio, también tienes la posibilidad de ponerte en manos de profesionales y hacer un auténtico invernadero agrícola. Para ello llamamos a la puerta de Montajes de Invernaderos. “Somos fabricantes de invernaderos agrícolas de raspa y amagado, que son invernaderos típicos de Almería y que resultan de una transformación de los invernaderos planos o tipo parral con el objetivo de poder evacuar el agua de lluvia, debido principalmente a que en los invernaderos planos, al llover, se forman grandes bolsas de agua que perjudican y comprometen seriamente la estructura”, nos explican.

También son fabricantes de invernaderos multitúnel un invernadero de tipo industrial que se caracteriza por tener una estructura totalmente metálica y una cubierta curva que puede ser semicircular u ojival. En esta empresa se fabrican también naves tanto prefabricadas como desmontables. Perfectas para múltiples usos, como naves agrícolas para conservar la maquinaria, elementos de trabajo; Naves para almacenar todo tipo de explotaciones agrarias como son, las pacas de paja, pienso y grano, entre otros. También fabrican naves ganaderas perfectamente adaptadas a los diferentes tipos de ganado.

Ahora ya sabes un poco más sobre los invernaderos. Está claro que ya sea casero o industrial, pronto comenzarás a rentabilizarlo. Y lo más importante, cuando comas un tomate vas a poder decir eso de “sabe a un tomate de los de antes”.

Categorías