2 julio, 2014
Los animales salvajes no son de compañía

Los animales salvajes no son de compañía

Cuidar el medio ambiente es una obligación para todos los seres humanos. Todos sabemos que ahorrar en el consumo de agua y luz, que reciclar los plásticos, que ir en trasporte público son aspectos de la vida cotidiana que hacen un mundo mejor. Sin embargo, muchos desconocen que si cuidas a los animales, también cuidas del medio ambiente.

Pero no solo hablamos de nuestra mascota, el típico perro o gato que convive con nosotros en casa. Hay otros animales que también necesitan que pensemos en ellos porque los están cazando, los obligan a convertirse en domésticos o por la destrucción de su hábitat.

La principal razón reportada para tener animales silvestres en el hogar es su atractivo estético y el placer producido por su tenencia. Además, dos terceras partes de los adultos opinan que tenerlos favorece en los niños “el amor y respeto por la naturaleza”. La iniciativa de conseguir el animal silvestre para el hogar viene en la mayoría de los casos de un adulto.

Cuidar un animal silvestre requiere muchos conocimientos y una gran dedicación. En la mayoría de los casos es imposible mantener en cautiverio a un animal silvestre sin que manifieste estrés y necesidades que no le podemos satisfacer. Es prácticamente imposible suplir adecuadamente las necesidades nutricionales de los animales en cautiverio, dado que usualmente se alimentan de una enorme cantidad y variedad de fuentes alimenticias.

A medida que cualquier animal silvestre crece y madura, el comportamiento instintivo de adulto surge, por lo que el animal manifiesta un comportamiento que interpretamos como destructivo, temperamental y sin provocación o advertencia, pero que en raniamlelsalvajesealidad puede significar que ese individuo está tratando de ocupar o hacerse un lugar en la jerarquía dentro de un grupo social, apropiarse y defender su territorio o que está buscando una pareja, pues eso es lo que haría por instinto si viviera en el bosque.

Cuando son sacados de su hábitat se provoca un desequilibrio que afecta a otros animales y al ambiente en general. Acciones de este tipo han provocado que se creara la Declaración Universal de los Derechos de los Animales.

Lo que está claro es que cuando un hijo nos pide una mascota, no debemos querer rizar el rizo y buscar animales exóticos. Lo mejor es ir a lo más sencillo comprar un perrito. Y si queremos posteriormente que sea la mascota más linda de toda la ciudad, solo tenemos que entrar en la web de My Dog Bcn donde podemos desde la ropa para perros pequeños más fashion, a los bolsos y trasportines más prácticos, pasando por las cómodas camas para perros pequeños donde tu mascota disfrutará de un merecido descanso.

 

Deja un comentario

Categorías