14 julio, 2016
Viste a la moda y sin arruinarte

Viste a la moda y sin arruinarte

Tengo un súper plan para ganarme un dinerillo de lo más legal este verano haciendo lo que me gusta y disfrutando con ello: voy a vender ropa de mujer en las ferias veraniegas a nivel nacional. Lo hice ya el verano pasado y me fue genial. Con lo cual, este año lo voy a hacer de nuevo y para ello le voy a comprar una colección completa a H.H.G., un mayorista de ropa de mujer que desde el año 1985 viene proponiendo cada temporada dos colecciones de moda de altísima calidad y a precios de infarto para las mujeres actuales, cosmopolitas y modernas. Los diseños que oferta este proveedor son verdaderamente muy originales y con muchísimo estilo. ¡Por eso los modelos tienen tanto éxito y se venden como panecillos en las ferias! Si por casualidad estás pensado en hacer como yo y en ponerte a vender ropa de mujer, que sepas que a partir de un pedido de 500 € tienes derecho con este proveedor a un descuento de 5 % y al envío gratis. Y si tu pedido es superior a 1.000 €, tienes entonces derecho a un descuento de 10 % y también al envío gratis. ¿Qué me dices? ¡Es un buen plan! ¿Verdad?

¡Lánzate y vende ropa de mujer!

 Lo que tienes que tomar ante todo en cuenta a la hora de ponerte a vender ropa de mujer en las ferias de verano (después del “papeleo”) es tu ubicación y parada. ¡Eso es lo más importante si quieres vender! Te explico… Como lo comprobarás por ti mismo/a, hay dos tipos de feriantes: los veteranos y los novatos. Entonces, si te fijas bien, verás que los primeros son siempre los que llegan con el alba. ¿Por qué? Pues, porque quieren coger un buen sitio, es decir una correcta y excelente ubicación. Concretamente, una zona donde pase mucha gente y donde se les vea bien. ¡Lógico! Eso es, en efecto, una de las claves para vender… ¡y mucho! Con lo cual, intenta siempre, en la medida de lo posible, instalar tu puesto en medio de la feria. ¡Ése es el lugar idóneo! Ten en cuenta que el visitante de una feria va y viene… ¡Siempre! Luego de ello, y también se trata de un detalle fundamental, viene la parada. Ésta debe ser lo más atractiva y bonita posible para llamar la atención del visitante e hipotético cliente. No puedes, ¡claro está!, tener tu ropa manga por hombro, apelotonada sobre mesas o dentro de unas feas cajas, ¡pues de esa manera sólo conseguirás espantar a los visitantes! ¡No van a estar perdiendo, efectivamente, el tiempo en busca de una pieza en especial con los miles de artículos que exponen con gusto otros vendedores! Que los modelos estén expuestos de manera aseada dice mucho del expositor. ¡Ya lo sabes! Otro de los detalles a tomar en consideración, es el hecho de tener las mesas a la altura de la cintura para que no tengan que agacharse demasiado los visitantes, o que la ropa esté expuesta sobre perchas por tallas, estilos, colores, etc. ¡Busca ser lo más original posible y conquistarás seguro!

Que prestes atención en no ponerte al lado de un pescadero o vendedor de churros o de cualquier otro tipo de puestos de venta de comida es, asimismo, muy importante. No querrás que tu ropa huela a pescado o a frito, ¿a qué no? Con lo cual… ¡toma nota! Una vez que lo tengas asumido y que hayas entendido todo esto, sólo te queda proponer modelitos y artículos bonitos a la última moda para que las mujeres actuales, o sus parejas, se paren frente a tu puesto de ropa de mujer. Para ello, confía siempre en un mayorista reconocido, serio y que vaya actualizando sus colecciones a cada temporada para que tú puedas ofrecer a tus clientas artículos nuevos. En el caso contrario, te arriesgarías, sin lugar a duda, a perder clientela ya que la novedad aliada a la originalidad son las dos cosas que premian en la moda. Y bueno, si junto a todo ello tienes al mejor proveedor de ropa de mujer al por mayor como lo es H.H.G., pues el éxito ya lo tienes casi asegurado. ¡Te lo digo yo! Ahora, ¡sólo te falta lanzarte!

Categorías